APPs Registro jornada laboral

Uso de Datos Biométricos y Geolocalización en el  Registro de la Jornada Laboral

Datos biométricos y Geolocalización

 A VUELTAS CON EL REGISTRO DIARIO DE LA JORNADA LABORAL

 El Ministerio de Trabajo prometió ser “flexible” las primeras semanas, pero el tiempo corre. El Gobierno hizo obligatorio el registro de las horas extra a partir del 12 de mayo, pero las negociaciones entre trabajadores y empresarios siguen atascadas en muchas empresas. Las dificultades iniciales, como la flexibilidad de horarios o las tareas fuera del centro de trabajo, siguen presentes. En esta tesitura, optar por una app como solución neutral y fácil de implementar gana peso. Los expertos avisamos: en la mayoría de ocasiones estas apps no son neutrales, sino que fueron desarrolladas para dar una capacidad de control al empresario mucho mayor que la que tenía previamente y que no tiene nada que ver con el registro horario.

Desde el Ministerio de Trabajo explican que no cuenta aún con estadísticas sobre qué métodos están eligiendo las empresas para adaptarse al Real Decreto sobre el control horario. No obstante, la demanda de estas aplicaciones vivió un verdadero incremento tras su entrada en vigor, explica el responsable de una empresa proveedora de dos de ellas a eldiario.es. Lejos de centrarse en los días anteriores y posteriores, las peticiones de información para implementarlas “se mantienen, y todo apunta que se van a seguir manteniendo hasta verano, cuando esto tenía que haberse cerrado antes del 12 de mayo“.

Lo que nosotros ofrecemos es un sistema completo de oficina que se complementa con una app. La app es un gajo más“, explican las mismas fuentes. No es un caso aislado, puesto que la mayoría de aplicaciones que hoy hacen su agosto como método para cumplir con el registro de la jornada laboral forman parte en realidad de tecnologías pensadas para aumentar la productividad a través de numerosas funcionalidades más.

Los algoritmos pensados para medir y mejorar la productividad necesitan comer. Su nutriente principal son datos personales de los trabajadores. Este es el factor que más nos preocupa a los expertos, puesto que para implementar este tipo de tecnologías los trabajadores deben conceder acceso a datos personales como información biométrica o su geolocalización, algo que en principio no es necesario para cuantificar horas extra.

Muchas empresas están aprovechando lo del control horario para hacer un control al trabajador, y esa no es la idea“, denuncian algunos expertos en la materia. “En todo caso se debe seguir un principio de proporcionalidad, puede ser que por el trabajo concreto del empleado sea necesario hacer una geolocalización, pero en la mayoría de los casos no será así. Todo tratamiento de datos personales excesivos para la finalidad que se persigue (se supone que para llevar el registro horario) sería ilícito. De hecho, estamos convencidos de que, dentro de un año empezaremos a ver multas de la Agencia Española de Protección de Datos a empresas por sobrepasar estos límites“.

 

SOLO LO NECESARIO (Y SIEMPRE PREVIA EXPLICACIÓN)

Juristas expertos en tecnología que han colaborado con el diseño de la política de privacidad de apps de este tipo, exponen que los empresarios deben hacer un empleo ponderado de las posibilidades de las nuevas tecnologías si no quieren solucionar un problema legal (registro horario) para crear otro (abuso de la privacidad de los trabajadores).

La regla está clara: si no es absolutamente necesario implementar sistemas que recojan datos biométricos (huella o cara, por ejemplo) o geolocalicen al trabajador, hay que sugerir otras alternativas“. “Si no, al final pasa lo de siempre: se contrata algo, se implanta alegremente y cuando ya está todo implementado es cuando llaman para preguntar si es proporcional“.

Por su parte, fuentes patronales reconocieron a eldiario.es la preocupación de los empresarios con este tema, ya que las multas de la Agencia de Protección de Datos son cuantiosas, más que la suma de una falta grave laboral por no aplicar el propio registro de jornada (de un máximo de 6.250 euros).

Llegar a acuerdos entre los representantes de los trabajadores –si los hay– y la dirección de las empresas es fundamental, sostienen desde los sindicatos mayoritarios, para que la plantilla conozca qué datos personales se recabarán, cómo se hará y con qué finalidad se utilizarán. Pero, en última instancia, el Decreto que regula el registro horario deja en manos del empresario la responsabilidad de implantar el registro de jornada laboral y éste es el que debe garantizar que no se vulneran estos derechos a la intimidad y la privacidad de los trabajadores.

    FUENTE: eldiario.es
Por | 2019-07-05T14:59:41+00:00 5 de julio de 2019 | 2:59 pm |Datos biométricos, Sin categoría|Sin comentarios