CONPRODAT: Su sastre en Protección de Datos
Consultores de proteccion de datos en Madrid y Santander | ConprodatConsultores de proteccion de datos en Madrid y Santander | ConprodatConsultores de proteccion de datos en Madrid y Santander | Conprodat CONPRODAT empresa registrada INCIBE CONPRODAT ISO 27001 CONPRODAT empresa registrada INCIBE
914 315 181
soporte@conprodat.com

Peligros de cargar el móvil en el aeropuerto

Los aeropuertos son un lugar de paso de muchas personas, en algunos de ellos incluso varios millones de personas al día, por lo que hay que tener máximo cuidado con nuestros dispositivos, ya sean personales o de trabajo, y sus datos.

¿Qué es el juice-jacking? ¿En qué consiste?

El juice-jacking es una técnica empleada por los ciberdelincuentes que consiste en aprovechar las conexiones USB públicas en cafeterías, metros, autobuses, hoteles, etc. para acceder a los dispositivos ajenos, sin consentimiento del propietario, y robar datos o instalar software malicioso (malware).

¿Cuáles pueden ser los riesgos?

Las técnicas de infección por malware cada vez son más sofisticadas, instalándose en las particiones del sistema de nuestro móvil (invisibles para los usuarios), siendo así capaces de sobrevivir incluso si hacemos un borrado del móvil.

El riesgo de robo de información es alto, ya que el ciberdelincuente puede obtener acceso a cualquier dato en nuestro móvil como, por ejemplo: fotos, ubicación, historial de llamadas, datos de aplicaciones, archivos, información bancaria, certificados digitales…

Desde el punto de vista de la seguridad física, hace unos años surgieron unos pequeños dispositivos llamados USB Killers, que tienen en su interior unos condensadores con la función de generar altas descargas eléctricas (de hasta 220V), que pueden dañar el dispositivo y dejarlo totalmente inservible.

Los ciberdelincuentes también pueden usar un sistema de comunicación conocido como AT, que se desarrolló hace unos años para permitir la comunicación entre módem y ordenador, que permite obtener información a través de la ejecución de unos sencillos comandos, como el IMEI, el número de teléfono, la conexión actual, etc.

¿De qué forma puedes protegerte?

Si necesita usar el móvil mientras está en un aeropuerto, intente siempre:

  • Llevar suficiente nivel de carga en la batería.
  • Si prevé que la batería no aguantará, lleve una batería externa portátil.
  • No conecte su móvil en ningún puerto USB de un dispositivo que no controle, como estaciones de carga pública. Al utilizarlas muchas personas, pueden averiarse con mayor facilidad y no proporcionar un voltaje o corriente estables, por lo que podrían causar daños físicos al móvil.
  • Reduzca su uso lo máximo posible mientras permanezca en estos lugares.

 Estas son algunas acciones básicas que puede llevar a cabo para evitar comprometer su móvil. Aun así, si necesita cargarlo de forma urgente en un lugar público, le recomendamos:

  • Asegúrese siempre de tenerlo vigilado.
  • Cargue el móvil con la pantalla bloqueada para minimizar la transmisión de datos.
  • Cárguelo por el mínimo tiempo indispensable.
  • Existe un dispositivo llamado Juice-Jack Defender, que actúa como escudo bloqueando la transferencia de datos.
  • Utilice el cargador completo (adaptador y cable) y conéctelo a cualquier toma de corriente.

 Si quiere ir un paso más allá en su seguridad, realice estos pasos avanzados:

  • Si usa Android, desactive la depuración USB y los ajustes de desarrollador.
  • Si usa iOS, desactive el modo de desarrollador desde el menú de «Ajustes» en el apartado de «Desarrollador» (en caso de tenerlo activado).
  • No acepte peticiones de conexión a su dispositivo si le aparece alguna notificación pidiéndolo.

¿Está mi móvil infectado?

Si aun así cree que su dispositivo móvil ha sido infectado, puede realizar una serie de comprobaciones para saberlo:

  • Detecta que no tiene acceso a su móvil. Algunos malware durante el proceso de infección cambian las contraseñas de bloqueo de pantalla para así evitar que acceda al móvil y tome medidas si se da cuenta de que están ahí.
  • Preste atención a cambios repentinos en el funcionamiento, como ralentizaciones o reinicios aleatorios.
  • La pantalla se queda congelada y no responde. Algún proceso de fondo del malware puede estar consumiendo los recursos del móvil, lo que causa que no responda.
  • Observa comportamientos extraños, como un funcionamiento errático.
  • Encuentra aplicaciones que no reconoce y no ha instalado. Es probable que el propio malware instale sus aplicaciones para funcionar correctamente.
  • Empieza a ver muchos mensajes de publicidad. El adware es un tipo de malware cuya función es la de mostrar spam, en muchas ocasiones intrusiva. Es una buena señal para saber con certeza si su móvil ha sido infectado.
  • Detecta cambios en la configuración, la duración de la batería o el consumo de datos de forma repentina sin justificación.

Si sospecha que su móvil ha sido comprometido, mantenga la calma y apáguelo. Así evitará la transmisión de datos y que el propio malware siga funcionando. Cierre sesión y cambie todas las contraseñas de aquellos servicios que estuviera usando en él y bloquee todas las tarjetas bancarias vinculadas.

Siguiendo estos consejos conseguirá un buen nivel de protección y evitará situaciones que comprometan su móvil mientras lo use en este tipo de lugares.

Fuente: OSI