Registro jornada laboral

REGISTRO DIARIO DE LA JORNADA LABORAL Y PROTECCIÓN DE DATOS

 Desde el pasado 12 de mayo resulta de aplicación el Real Decreto-ley 8/2019, de 8 de marzo, de medidas urgentes de protección social y lucha contra la precariedad laboral en la jornada de trabajo, cuyo Artículo 10 se refiere al Registro de Jornada, estableciéndose lo siguiente:

 

“El texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, aprobado por el Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre, queda modificado en los siguientes términos:

Uno. […]

Dos. Se modifica el artículo 34, añadiendo un nuevo apartado 9, con la siguiente redacción:

«9. La empresa garantizará el registro diario de jornada, que deberá incluir el horario concreto de inicio y finalización de la jornada de trabajo de cada persona trabajadora, sin perjuicio de la flexibilidad horaria que se establece en este artículo.

Mediante negociación colectiva o acuerdo de empresa o, en su defecto, decisión del empresario previa consulta con los representantes legales de los trabajadores en la empresa, se organizará y documentará este registro de jornada.

La empresa conservará los registros a que se refiere este precepto durante cuatro años y permanecerán a disposición de las personas trabajadoras, de sus representantes legales y de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social.»”

 

Por tanto, se impone a las empresas la obligación de llevar un Registro diario de la Jornada laboral de sus trabajadores. En este sentido, interesa analizar la relación que existe entre esta nueva obligación y las impuestas por el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD UE 679/2016) y la Ley Orgánica de Protección de Datos 3/2018.

 

En primer lugar debe señalarse que, efectivamente, los datos consignados en dicho registro de jornada laboral son datos de carácter personal; no obstante, no será necesario que el trabajador otorgue su consentimiento para que este tratamiento de datos personales se pueda llevar a cabo, sino que la propia normativa laboral será la base de legitimación de dicho tratamiento.

 

En segundo lugar, en caso de que se vaya a implementar, para cumplir con esta obligación, un Sistema de Control de Acceso y Registro de la Jornada Laboral, desde la Agencia Española de Protección de Datos se recomienda tener en cuenta el principio de minimización de datos que rige en esta materia, de modo que se recojan los datos personales estrictamente necesarios.

 

Finalmente, se establece que el plazo durante el cual deberán conservarse los registros es de cuatro años y que permanecerán a disposición del trabajador, sus representantes legales, la Inspección de Trabajo y la Seguridad Social.

 

CONSULTAS MÁS FRECUENTES (FAQS)

A continuación, reseñamos algunas consultas que ha resuelto la Agencia Española de Protección de Datos sobre el Registro diario de la Jornada Laboral, a fin de que puedan conocer la postura de nuestra Autoridad de Control sobre esta materia.

 

  • ¿Qué tipo de sistema pueden utilizar las empresas para el control horario?

La empresa podrá habilitar el sistema que considere más adecuado y, por tanto, desde la perspectiva del derecho fundamental de la protección de datos, tendrían la misma base de legitimación y no precisarían el tratamiento consensuado con los trabajadores los sistemas manuales, analógicos o digitales al efecto de generar la correspondiente prueba justificativa del registro diario de la jornada de cada trabajador, que deberá estar a disposición tanto de los propios trabajadores como de la Inspección de Trabajo y los Representantes Legales de los Trabajadores y deberá almacenarse por un periodo de 4 años.

 

  • ¿Es necesario el consentimiento del trabajador para implantar un sistema de control horario? ¿Hay que informarle acerca de las medidas de control establecidas?

Con carácter general y para la implementación del registro de jornada no se precisa el consentimiento del trabajador, siendo base suficiente de legitimación la propia norma laboral, que en el artículo 34.9 ET establece la obligación de las empresas de realizar dicho registro de la jornada con carácter individual de cada persona trabajadora y que, de acuerdo con lo previsto en el artículo 6.1.c del Reglamento europeo 2016/679 (RGPD), el tratamiento de datos personales de los trabajadores derivado de la implantación del registro de jornada es necesario para el cumplimiento de una obligación legal aplicable al responsable del tratamiento. No obstante lo anterior, la existencia de una lícita condición para el tratamiento de los datos de los empleados sin necesidad del consentimiento de los trabajadores no excluye el deber de las empresas de informar a los trabajadores de la existencia del registro y de la finalidad del tratamiento de los datos personales individuales que se obtienen con dicho registro.

 

  • En el caso de que se trabaje con proveedores, ¿Cómo se establece esa relación para el control horario?

Las empresas que sean empleadores, con relación a sus trabajadores, actuarán como responsables del tratamiento de los datos obtenidos mientras que, en su caso, los proveedores externos de los sistemas de registro actuarán como entidades encargados del tratamiento, con las obligaciones que respectivamente para entidades responsables o entidades encargadas dispone la normativa de protección de datos. Para ello se deberá suscribir el correspondiente contrato de encargo con el contenido que contempla el art. 28 RGPD.

 

FUENTE: AEPD

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por | 2019-05-24T15:56:50+00:00 24 de mayo de 2019 | 3:56 pm |Divulgación general|Sin comentarios